Máquinas de radiofrecuencia | Aparatología estética AE
226
archive,tax-product_cat,term-radiofrecuencia,term-226,admin-bar,no-customize-support,woocommerce,woocommerce-page,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-1.0.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Máquina Radiofrecuencia

Mostrando los 3 resultados

¿Qué es una máquina de radiofrecuencia estética?

Una máquina de radiofrecuencia emplea ondas de radiofrecuencia en la administración de tratamientos medicoestéticos.

Las ondas electromágnéticas que se producen en el tratamiento de radiofrecuencia, atraviesan fácilmente la piel, debido a su alto índice de conductividad, sin afectarla y descargan su energía en forma de calor en zonas profundas de la dermis que son más resistentes a esa conductividad.

La acción más importante que producen las máquinas de radiofrecuencia es generar una elevación térmica en las capas profundas de la piel debida a su alta tasa de oscilación. Esta no provoca contracciones musculares y sí ayuda a tonificacar la piel.

¿Para qué sirve la aparatología de radiofrecuencia?

Los aparatos de radiofrecuencia ayudan a realizar tratamientos avanzados para la piel

Genera fenómenos de rejuvenecimiento en la piel relacionados con la producción de colágeno y elastina.

Mejora la circulación sanguínea de la zona promoviendo el transporte de oxígeno y el metabolismo de sustancias de desecho y la eliminación de patógenos

Elimina manchas de la piel, poros y ojeras.

Estimula el drenaje linfático.

Produce exfoliación eliminando las células muertas de la piel.

Mejora la absorción de productos de estética.

Ataca los acúmulos de grasa y la celulitis.

Las zonas más tratadas con aparatología de radiofrecuencia son la cara, el cuello y el cuero cabelludo, pero puede utilizarse para cualquier parte del cuerpo.

La máquina de radiofrecuencia hoy

La radiofrecuencia fue descubierta por Nikola Tesla en el siglo XIX y no fue hasta 1970 cuando empezó a utilizarse en el ámbito de la estética.

La máquina de radiofrecuencia es una tecnología que funciona muy bien en conjunción de otras aparatologías estéticas por lo que hoy en día es fácil ver que esta maquinaria estética incluye otro tipo de tecnologías complementarias.

En el caso de aparatología AE, ofrecemos dos productos el Comby AE y el Comby AE 5.1 que además de la RF incluyen un tecnología de cavitación.
Los dispositivos de radiofrecuencia han evolucionado mucho en la actualidad, cuentan con cabezales de radiofrecuencia monopolar, bipolar, tripolar y multipolar y variaciones anatómicas de los mismos para tratar diferentes partes del cuerpo.

Contraindicaciones de la radiofrecuencia

No nos vamos a cansar de repetir que la radiofrecuencia es un tratamiento seguro. Pero como cualquier tecnología estética presenta una serie de contraindicaciones que debes conocer como profesional de la estética o como usuario en el hogar para sacar el máximo rendimiento a esta aparatología sin sufrir ningún tipo de contratiempo.

Evitar el uso de algunos productos sobre la piel. La RF, si actúa con pieles tratadas con AHA o ácido glicólico, puede resecar en exceso la piel.

No tratar zonas con capilares rotos, venas de araña y rosácea. Puede ser perjudicial en la evolución de estos problemas.

No emplear durante el embarazo. Recomendación general para tratamientos con aparatología estética.

No utilizar con personas con marcapasos. Para no interferir en su correcto funcionamiento.

No emplear con usuarios con enfermedades cardiacas. Pudiera tener efectos negativos.

Quitar las joyas metálicas durante el tratamiento de RF. Para evitar cualquier riesgo de sufrir una descarga eléctrica.

Si se ha roto la bombilla del aparato no utilizarlo. Podría producir lesiones en las personas próximas.

No utilizar al aire libre, en las proximidades de agua o cerca de sustancias inflamables.

Como puedes comprobar, son recomendaciones basadas en el sentido común y en un estricto celo para extremar la seguridad.

Abrir la barra de herramientas